sábado, 26 de noviembre de 2016

Santiago: Huevitos en el aire

Era la última vez que andaría en los huevitos de colores del teleférico del San Cristóbal, pero aún no lo sabía. El paseo comenzó en la estación al pie del cerro, donde compramos los tiquetes. Un aterrador ruido de máquinas daba la bienvenida a los visitantes, ensordeciéndolos al instante. Sin parar, los huevitos avanzan en fila, abriendo sus puertas por unos pocos segundos que debemos aprovechar para subirnos. Se cierra y nos acomodamos en las pequeñas banquitas. Avanzamos y caemos al vacío impulsados por los motores, sintiendo un apretón en nuestros estómagos al recordar que sólo un cable nos sostiene.

Sector norte de Santiago visto desde el teleférico.

Antiguo teleférico del cerro San Cristóbal, en Santiago.

El sol del seco verano santiaguino entra desde el norponiente por la ventana de plástico del huevito, convirtiéndolo en una especie de sauna. Afortunadamente la puerta no ha cerrado bien, dejando una abertura que permite que ingrese un poco de viento mientras flotamos sobre árboles. La ciudad aparece bajo nuestros pies. Una bruma amarillenta baña el valle y le da un toque árido a Santiago. De vez en cuando, en el cable paralelo, pasa otro colorido teleférico con curiosos vecinos. Mi hermano pequeño saluda a los desconocidos.

Antes de partir.




Los huevitos de colores alegraban el cerro San Cristóbal.




Al llegar a la cima damos el típico paseo hasta la virgen y recorremos algunos de los jardines. Cuando regresamos, advertimos un oscuro pasillo: es el cementerio de los huevitos que están fuera de servicio, presagio de lo que ocurriría unos meses después, cuando cerraran el teleférico del San Cristóbal por más de siete años. 

Santiago extraña el toque alegre de los huevitos tablaleándose sobre el cerro.



Las imágenes fueron tomadas por mi, en el cerro San Cristóbal, Santiago de Chile, en enero de 2008. 
La calidad de las fotos no es el mejor, pero tome en cuenta que por esos años mi cámara era bastante primitiva.

No hay comentarios:

Publicar un comentario