sábado, 9 de octubre de 2010

Punto de partida

Siempre me han gustado los diarios. No el diario cursi-secreto que una tenía cuando chica, si no el diario en el que uno narra (y archiva) pequeños detalles cotidianos.

Los diarios que más me gustan son los de viajes. He comenzado varios, pero ninguno ha sido concluido ¿Por qué? Porque mi obsesión por guardar cada detalle en letras hace que cada día en la bitácora sean hojas infinitas. Así, cuando regreso al punto de partida, no voy ni en la mitad del itinerario escrito.

Es por eso que armé este rincón: para poder archivar, sin orden cronológico, ni geográfico, ni temporal, aquellos muchos detalles de los viajes que hice y haré, para que queden en algún lado y el tiempo y la mala memoria no los hagan desaparecer.


Mi maleta, antes de partir a Buenos Aires (2008)

3 comentarios:

  1. Qué lindo! Un diario de viajes... yo no viajo mucho así que no podría hacer uno xD pero la idea está muy buena :)
    Un besito para ti!

    ResponderEliminar
  2. Gracias Pawi :) Para ser viajera no hay que salir del país necesariamente... a veces con pasear en la misma ciudad que uno vive y descubrir rinconcitos, uno ya se siente en otro lugar :)
    Un abrazo!

    ResponderEliminar